Las fuentes en usabilidad

Las fuentes se utilizan para crear la mayoría de los tipos de elementos del web: títulos, descripciones, links, barras de la navegación, menús, botones, listas, tablas, etc.

En el código HTML, las fuentes se describen en términos de: forma, estilo, tamaño y color. Todos éstos atributos se pueden utilizar como cualidades editables dentro de la etiqueta FUENTE.

A modo de ejemplo analicemos dos fuentes:

Serif: Estas fuentes tienen accesorios pequeños en las letras. En tipografía estándar, éstas son las letras preferidas para los bloques de texto grandes, puesto que las fuentes de texto Serifs se hacen más fácil de leer en líneas o párrafos largos.

Sans-serif – Versión Imprimible (Pdf): Estas fuentes consisten solamente en «linestrokes» y por lo tanto son más simples en la forma (e.g., Helvetica, Arial, Futura).

En tipografía estándar, estas letras se utilizan sobre todo para las frases cortas tales como títulos, etiquetas de botón, etc.

Es importante observar que diversos navegadores «apoyan» diversas letras de distintas fuentes. Por esa razón, los ficheros de fuentes que proporcionan los sistemas operativos para sus páginas tienen varias fuentes asociadas.

El estilo de fuente se refiere al uso de la negrita, de la itálica, o del subrayado (o de una cierta combinación de varias) para acentuar elementos textuales dentro de las páginas web.

No se debe utilizar el subrayado en las páginas web, pués los usuarios que nos han visitado lo pueden asociar a links.

Utilice la «negrita» de forma no abusiva, este atributo es altamente visible y por lo tanto puede llegar a ser visualmente intrusiva y desagradable.

El uso de «itálica« se puede utilizar para definir términos o para acentuar una palabra ocasionalmente, pero no debe ser frecuente el utilizarla, puesto que no es muy legible en la pantalla del ordenador y puede dar sensación de mareo.